Author Archives: maria

Informe ‘Transparencia en Galicia’

transparencia

Es el momento de hacer pedagogía en política

Hay que recuperar la confianza de los ciudadanos a través de la ejemplaridad en la política.

W. Buffet afirmó que “se tarda 20 años en crear una reputación y 5 minutos en perderla. Si la gente pensara en ello, las cosas se harían de diferente forma”. Y esta es la cuestión. No hay imágenes, no hay referentes, no hay valores, o eso es lo que cree la ciudadanía según el último barómetro del CIS.

Me remito a la definición de “político” según la RAE. No puedo enumerar todas las acepciones, aunque le invito a que lo haga por curioso y lógico a la vez, pero me voy a quedar con dos. La cuarta acepción: “cortés con frialdad y reserva, cuando se esperaba afecto” y la décima: “Cortesía y buen modo de portarse”. Casi nada en los tiempos que corren. Por algún extraño motivo en nuestro país entendemos que representante político no tiene que trabajar en hacerse entender, en contestar correctamente y de forma transparente sobre cuestiones generales y particulares de su entorno, en conocer lo que quieren los ciudadanos, en saber cuál es la problemática y los portavoces o altavoces sociales que se la harán conocer para medir constantemente la temperatura social que les rodea. Y eso en sí mismo es un modus operandi, una forma de construir o no, el liderazgo. En política, en muchas ocasiones, las formas son el fondo. Hay que trabajar las formas, al igual que el fondo.

Asistimos a una constante pérdida de papeles. En Burgos, un boulevard encendió la chispa de una gran crisis municipal, extendiéndose incluso el término a creación de categoría, nada más ni nada menos: el efecto Gamonal le llamaron. En Galicia hay más de 70 políticos imputados en la Operación Pokemon. El ciudadano está cada vez más alejado de sus representantes políticos con un descrédito de las instituciones que las sitúan al borde del abismo. La respuesta: no salir a la calle, todos quietos, “que pase el temporal”.  En paralelo se escuchan rumores de una inminente “crisis de gobierno” término que paradójicamente significa que habrá cambios en el cartel ministerial. Crisis igual a cambio, por tanto. Pues esta es la crisis que tenemos que pasar a nivel general. Un cambio en el modelo de pensar, en el modelo de acercarse al ciudadano y en el modelo de tomarle el pulso a la gente. Insisto: un cambio en las formas y en el fondo.

Es importante tener claro cuáles son los ideales políticos del partido al que representas, es importante tener unos valores asociados al mismo y que la gente vote a favor o en contra de ellos, pero también es importante la pedagogía en la política. Hagamos pedagogía. Porque los ciudadanos estamos asistiendo a que los que gobiernan el barco, nuestro barco, el de nuestra ciudad, Comunidad o país, salgan en los medios involucrados en operaciones policiales o judiciales que tal pudiera parecer que es ese su trabajo, porque por titulares no será. Y no me estoy refiriendo a la demagogia de pedir un empleo para alguien que lo necesita. Pero, ¿quién no ha hecho eso?. Me estoy refiriendo a que el debate no puede ser ese, sino que quien dirija, dirija con ejemplaridad, y me remito de nuevo a la definición de “político”.

Decía C. Degaulle: “Como los políticos nunca creen en lo que dicen, se sorprenden cuando alguien sí lo cree”. Cada vez menos ciudadanos creen que los políticos que los representan de una forma u otra, son honrados; que a diario toman decisiones difíciles que claramente condicionan el rumbo en la economía, la educación, la sanidad o que realmente su gran pasión es el trabajo público. Pero lo cierto es que los hay y su trabajo también está en que eso se perciba. He aquí la cuestión, recuperar la confianza haciendo pedagogía. Toca empezar.

Silvia Fraga

Directora de Stem & Co

 
 
 

Zara se convierte en trending topic tras el arranque de las rebajas de enero

Las expectativas que generan las rebajas de la firma se cayeron con cientos de comentarios que inundaron de fotos las redes con etiquetaje con precios más caros que antes de las rebajas, descuentos de 1€ o imágenes de supuestos productos que sin ser de nueva colección aparecen como tal y por tanto sin rebaja.

Como siempre en comunicación, las crisis aparecen por una cuestión de expectativas. Zara ha conseguido hoy mismo ser trending topic, una de las pocas veces que hemos visto a la mayor empresa de moda de nuestro país en el tablero de tendencias de la red social Twitter. La expectativa de las rebajas de Zara es muy elevada, por tradición y porque estar a la última en moda a precios asequibles es hoy, más que nunca, el objetivo de todo consumidor. Además, para alimentar este gran momento, la primera tienda en ventas del mundo del gigante gallego, zara.com, publicó un gran anuncio anticipando las rebajas online. 24 horas después, con más de 22.000 reproducciones, la red se inundó de fotos con etiquetajes erróneos, con prendas que tenían 1 euro de descuento, y todo tipo de comentarios recuperados de épocas pretéritas en las que la empresa no salía muy bien parada (información que se publica de cualquier gran empresa, por cierto). Los comentarios no sólo se centraban en perfiles españoles, sino también extranjeros.

El hecho de que ha sido una campaña originalmente orquestada de forma malintencionada para perjudicar los intereses de la compañía creo que es obvio, pero ha favorecido que muchos clientes al ver los comentarios se sientan unidos a la causa publicando todo tipo de comentarios, imágenes y artículos en blogs que no dejan en muy buen lugar a la marca. En todo caso, es cierto que esta situación requiere una estrategia de gestión de crisis del equipo de comunicación. Ser uno de los grandes tiene también este precio: estar expuesto a ser el blanco de muchos objetivos. A las pocas horas, otro amplio número de fans se encuentran ya publicando las imágenes de las típicas rebajas anheladas de @zara.

No es la primera vez que la empresa de Amancio Ortega, que cuenta con más de 105.000 empleados en todo el mundo, de los cuales más de 40.000 se concentran en España, se enfrenta así a una pequeña crisis de reputación online, pero no es menos cierto que especialmente en nuestro país, tardamos muy poco en ponernos a disposición de la crítica más voraz.

Ahora que está de moda ensalzar nuestra forma de ser y los valores que tenemos como sociedad, también deberíamos plantearnos que en el país del cotilleo, donde el libro de Belén Esteban es el más vendido de estas navidades, criticar forma parte de nuestra idiosincrasia. Y si es para darle una bofetada a una de las pocas empresas que aportan algo de credibilidad a la marca España, mejor que mejor. Ya lo dice la campaña de Campofrío “Uno puede irse, pero no hacerse”.

Silvia Fraga

Directora de Stem & Co

 
 
 

Stem & Co, la evolución

Stem-Folleto

Descargar aquí el folleto

El papel de algunos medios en la cobertura de la tragedia también exige reflexión

La tragedia del descarrilamiento del tren de Santiago será una fecha en la que siempre recordaremos lo que estábamos haciendo cuando recibimos las primeras noticias de lo sucedido en Angrois. Resulta evidente que para las familias, los amigos, las víctimas directas del terrible accidente esa fecha marcará, de una forma u otra, el resto de sus vidas. Creo que la gestión de las primeras horas, en general, ha sido un ejemplo de solidaridad de vecinos y ciudadanos, de profesionalidad por parte de personal sanitario, cuerpos de seguridad y atención ciudadana, empresas, y también de respeto institucional. Me refiero a la no injerencia política a la hora de colgarse medallas o protagonizar papeles que no corresponden en momentos tan dramáticos, tanto por parte del Gobierno como de la Oposición.

La otra cara de la moneda han sido algunos medios de comunicación. Podríamos generalizar, aunque es evidente que en la generalización se corre el riesgo de meter a muchos en un mismo saco, y lo cierto es que se salvan algunos. Pero por resumir: imágenes dantescas distribuidas sin pudor y culpando a fotógrafos de su ubicación en el diario, titulares aniquiladores de un maquinista al que la justicia no sólo no ha juzgado, si no que todavía no hay pruebas, ni indicios reales de culpabilidad de un veredicto de homicidio de casi 80 personas, visitas a la casa del “culpable mediático” del tema en cuestión, información poco veraz, sin confirmar, distribuida por redes sociales y escrita sin pudor aún con la sangre caliente. No es mucho pedir un poco de respeto.

Casualmente en el día en el que se publica la valoración y desafección ciudadana ante la ya denostada “profesión”, refiriéndose a la política, claro está, podríamos preguntarnos: ¿cuántos de los entrevistados creen lo que a diario publican los medios de comunicación?; ¿qué grado de veracidad aporta un medio que difunde imágenes y comentarios de una red social, aislados de todo contexto y forma, dando por hecho de antemano uno de los principales argumentos de cargo policial contra el ya famoso Garzón, a la sazón, el despiadado maquinista?; ¿cuántos creen que lo que publican las páginas de los diarios es verdad y no responde a intereses económicos de todo tipo, sean los que sean, y tratan con ello de condicionar a la masa social que los lee?; ¿con qué derecho irrumpen en la intimidad, el honor, la imagen y sobre todo, eliminan así cualquier atisbo de respeto para un profesión tan digna?

No sabemos si Garzón será declarado o no culpable. Lo veremos cuando actúe la justicia, al menos cuando se abra la caja negra que contiene la verdad casi absoluta de lo que ocurrió, sabiendo que esa será la verdad del tren y del que lo dirigía, pero no arrojará la responsabilidad de los que tienen la obligación de que lo que se pone en marcha tenga las garantías de seguridad necesarias para que accidentes así no sucedan.

Silvia Fraga

Directora de Stem & Co

 
 
 

STEM COMUNICACIÓN

Primera consultora de coolhunting empresarial e institucional de Galicia.